De “Los Fauves” al Prado, más Visitas Guiadas

Estos días el faro ha dejado las ventanas abiertas, así han entrado palabras y sensaciones de los Art-Lovers que han participado en las Visitas Guiadas a exposiciones en Madrid. ¡Qué sería de un faro sin la brisa del mar! …¡Qué sería de este blog de arte sin el entusiasmo de sus seguidores! …nada, una tristura, por eso siempre me gusta explorar en la mejor compañía, en la tuya, en la suya, en la de todos vosotros. Quédate, que te resumo con gracia todo lo acontecido ( que acontecer es más bonito que suceder)

De las dos visitas guiadas a “Los Fauves” en la Fundación Mapfre me quedo con el brillo de los ojos en los participantes. ¿Cómo no iba a ser así? La muestra nos despertaba a ese uso visceral y arbitrario del color encendido por la fuerza y juventud de estos artistas. Matisse, Manguin, Camoin, Marquet, y mi querido Dufy que me parece completamente energético y difícil de clasificar.

Se trataba de una muestra con gran cantidad de obra con lo que este faro tuvo que elegir las más adecuadas para explicar dos asuntos fundamentales:

La ruptura que supuso el movimiento Fauve, a pesar de tener siempre como referentes las audacias de Gauguin y Cezánne. Y la gran influencia que ejercieron en movimientos posteriores como el Cubismo, el Orfismo e incluso en la senda que llevó a los artistas del XX hacia la abstracción.

Maurice de Vlaminck. “Restaurante La Machine à Boigival” 1905
“Autumn Landscape” Kandinsky, 1908, que antes de abstracto fue Fauvista

Sobre las visitas guiadas del faro

Cuando se guía una muestra en torno a un autor o a un movimiento que involucra a varios artistas, la clave está en el relato, lo que llamamos en comunicación “storytelling”. De poco sirve contar quien fue Derain o quién Vlaminck y cómo entendían la pintura sino te cuento la relación de amistad entre ellos. De poco sirve que te hable de Matisse si no lo uno con su decisiva influencia en Picasso. Es por esto que el faro, en sus visitas guiadas, te hace viajar a través de un relato coherente y entretenido a través de la exposición y de la propia historia del arte, que como muchas veces recalco, es la historia del hombre.

Desde Canarias, un grupo de amigas que pasaban el fin de semana en Madrid, confirmaron en el faro para recorrer el Museo del Prado. Se trataba de una visita guiada a medida, pues ya sabéis que nuestro Prado exige tiempo, varios encuentros y miradas. En su encargo había tres imprescindibles. “Las Meninas” , “La rendición de Breda” de Velázquez y “El jardín de las delicias” de El Bosco y así lo hicimos. Por su parte el faro, tratando de completar el relato que ayudase a comprender el propio “storytelling” del Prado como Museo incluyó obras de Tiziano, Tintorero,  Botticelli, Goya, Alonso Sánchez Coello, Federico Madrazo y Sorolla. Sin olvidarnos de saludar como merece a Carlos V dominando al furor de los Leoni. Ah! y Durero, al que este faro cantó a dúo con Janis Joplin. 

¿El mejor momento? …difícil, las visitas guiadas siempre me aportan porque hacen que me plantee nuevas incógnitas a través de la mirada de los participantes. De todos modos, si tengo que elegir serían estos.

De la visita a Los Fauves: La sorpresa de los participantes ante estos danzantes de Derain que ya anuncian las técnicas de collage cubistas.

“Musique” Derain ,1905

La exuberancia cromática de Matisse cuando en 1898, y por consejo de su amigo Camille Pissarro, estudió a Turner en Londres, de ahí estas pinturas de colores licuados y gaseosos tan atractivas.

Turner. Acuarela, 1834 Tate London
Bodegón de Matisse tras estudiar la obra de Turner, 1898

Sin olvidar los retratos que los pintores fauves se hacen entre ellos, donde pudimos entender la amistad que les unía y a la vez explorar las particularidades  pictóricas de cada uno de ellos.

André Derain retratado por Matisse, 1905
Matisse, retratado por Derain, 1905

De la visita al Prado. Las conversaciones más animadas surgieron ante “El jardín de las Delicias” ya que El Bosco da para muchas lecturas.. y el emotivo silencio ante el “Retrato del príncipe Baltasar Carlos cazador” a mi juicio una maravilla que siempre me conmueve. Ahora bien, “Adán y Eva” de Durero impactó por su modernidad y elegancia, al igual que “El perro semienterrado” de Goya, que levantó expectación y sano debate al compararlo con la obra de  Rothko.

“Baltasar Carlos cazador” 1635 Velázquez
Con Goya, tras nuestra visita guiada al Prado

En definitiva, excelentes experiencias que continúan. ¿Y tú? ¿Quieres unirte a las visitas guiadas del faro? ¿Quieres recorrer un museo o una exposición temporal? Contacta en: info@elfarodehopper.com

 

 

 

 

 

¿Quieres disfrutar el arte en directo?

Únete a nuestras Visitas Guiadas en Madrid. Pincha para conocer las Próximas visitas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *