La guitarra de Pete y la cuchara de Hamilton

Tenía un poster de The Who en el salón. No estaba enmarcado sino pegado con blue tac, así era más entrañable, así me gustaba más. No recuerdo un Hamilton en el hall aunque si tengo una Polaroid ¡puedo comerme el mundo! Ahora que Richard Hamilton es noticia por su flamante exposición en el  Reina Sofía y la presencia de su obra en el completo homenaje al Pop del Thyssen no quiero hablar de arte sino de LAS 8 CONEXIONES entre Richard (patriarca del POP Art) y Pete Townshend ( guitarra y cerebro de The Who) Dos bombas británicas, ¡God Save The Queen!

1. ACTITUD: A partir de los años 50 la humanidad asumió que podía desaparecer en cuestión de minutos con un puñado de bombas. Había que exprimir el presente y temas como “I Can´t Explain” o “My Generation” junto a obras como la de la tostadora de Richard expresan su rebeldía ante la sociedad de consumo y ciertas normas sociales obsoletas.

Tostadora de Richard Hamilton elcultural.es

 

 

 

 

 

(¿Qué te sugiere la tostadora sesentera de Hamilton?)

2. POSEÍDOS POR D´Vinci : Ninguno de los dos se conformó con una etiqueta. Pete quería ser artista gráfico y estudió en el Ealing Art College, donde conoció a John Entwistle ,(bajista en The Who). Pero además de músico, es editor, escritor y blogger. Por su parte Hamilton se entregó a la pintura, al collage, al diseño, a la fotografía y fue pionero en el montaje de instalaciones y en el hecho de que un artista comisariase exposiciones.

3. TECNOLOGÍA: Richard Hamilton fue un “pirado” de ordenadores y cámaras fotográficas. Le fascinaba estar al día y experimentar con ellos como nuevos soportes artísticos. Pete Townshend destrozaba su guitarra contra los “ampli” al final de sus conciertos. ¿Sabías que Pete ayudó a fabricantes como Schecter y Fender a diseñar guitarras más resistentes? La casa Gibson tienen modelos a los que ha puesto su nombre como la “Pete Townshend SG”

4. MARCA: La forma de tocar la guitarra de Pete, con el brazo en aspa, llamado “el molinillo” se convirtió en la marca personal de The Who, un grupo en el que el talento multifuncional y el carisma del guitarra (Pete) eclipsaron el viril atractivo del cantante. (Roger Daltrey). Por su parte Richard mantuvo su independencia creativa. No poseía una marca pero era inconfundible. No necesitaba pertenecer a un estilo ni tuvo inquietud por estar bien posicionado en el mercado del arte de su tiempo.

Bien, lo de la guitarra de Pete queda resuelto, pero ¿Qué pasa con la cuchara de Hamilton? En breve desvelaré algo de Richard que nadie jamás ha contado

 

PeteWindmill rollinstone.es

 

 

 

 

 

 

 

 

 

5. EL DIRECTO: Pete con The Who en directo suponen una descarga  de calidad musical y emoción que sólo entiendes cuando lo vives. ¡Colosal! Richard Hamilton hizo arte del directo, de las instalaciones, obras que puedes experimentar desde infinitos puntos de vista…Recordad…el poder del presente

6. TOCADOS: Al margen de las inspiraciones musicales de Pete, el grupo supo asumir el testigo Mod, por recomendación de su manager Peter Meaden. También Richard tomó con maestría de la realidad cotidiana cualquier elemento que necesitase para componer la auténtica verdad de su obra. (Además de sus reinterpretaciones de Duchamp, Bacon o Velázquez)

7. ROLES: Para Hamilton la autoría de la obra planteaba dudas interesantes. ¿La obra es de quién la idea o de quién la ejecuta? Pidió a artistas a los que admiraba que le sacasen una polaroid, serie en la que desplegó todo si humor excéntrico. Pete no era Verdi pero compuso dos “Óperas Rock” cargadas de transgresores símbolos y en las que volcó su íntima creencia de que existe una melodía esencial para la trayectoria vital de cada uno de nosotros.

3 the who

 

 

 

 

 

 

 

 

(En el medio vinilo de “Tommy” ópera rock. 1969)

8. LA MUECA: Y digo “mueca” en lugar de “gesto”. Tanto Pete como Richard tenían rostros singulares, larguiruchos de cara, con prominentes narices y bocas muy expresivas. También sabían jugar con esa fisionomía para lanzar mensajes irreverentes, burlones, declaradamente sexuales y de honorable concentración. En las Polaroids Hamilton lo da todo, en el escenario Pete se enciende y esta llama va “in crescendo”

600full-pete-townshend

Hamilton

(de izquierda a derecha: Pete y Richard)

….Y EL PUNTO DE ENCUENTRO: ¿Sabías que Richard retrató a Pete para la portada de “Face Dances”? el primer disco del grupo tras la muerte de su emblemático batería Keith Moon.Además también diseñó “The White Album” de The Beatles y tuvo una estrecha relación estética con Bryan Ferry y Roxy Music. Pero vamos ya con LA CUCHARA: Richard solía hacer sopa, sí señor, SOPA (como las Heinz de la portada del” Sello Out” de The Who). Hamilton mezcló ingredientes y los removió en todas las direcciones para crear una nueva forma de hacer y sentir la creación artística. Y de paso, se comió la vida. Richard, fallecido en 2011, gustaba de comer en El Bulli, otro dato que apoya mi teoría de que supo valorar el poder de una cuchara.

Pete Sell Out con cuchara

(Carátula interna del vinilo “Sell Out”, 1967) al que el faro añade “La cuchara de Hamilton”

 

 

 

 

 

(Portada de “Face Dances” 1981)Face Dances

 

 

 

.

 

 

 

 

*Gracias al Museo Reina Sofía y al Museo Thyssen por su ayuda en este artículo

 

 

 

 

 

¿Quieres disfrutar el arte en directo?

Únete a nuestras Visitas Guiadas en Madrid. Pincha para conocer las Próximas visitas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *