¿Que si me gusta El Bosco? (reflexión para mirar con gusto)

Me preguntaron ¿Leticia, te gusta El Bosco?  y yo tardé en contestar.

Conocí al Bosco de niña, en mis primeras incursiones al Prado. No recuerdo sentirme tan impresionada, porque en aquel momento mi corazón se quedó prendado de los príncipes niños pintados por Velázquez, y ese romance continua. A medida que fui conociendo el Prado con más edad, El Bosco fue ocupando un lugar más relevante, pero reconozco que un lugar indefinido, un lugar poco transitado pero de singular belleza.

doctor-martenn-el-bosco
Dr Martens con escena de El Bosco

Su destreza pictórica y capacidades narrativas me impresionan. En cada obra, El Bosco abre un universo que te absorbe hacia dentro de una historia, de la que no estoy seguro si quieres formar parte. ¿Jardín de las Delicias? ¿Así es como lo sientes o es más bien  un jardín de Pesadilla? Puede ser ambas, y es obra de un genio, no solo de la pintura sino del pensamiento y la filosofía por su capacidad de condensar en una sola obra dos visiones tan radicalmente opuestas.

La tensión que cruza todas las obras del Bosco se mide en pasos pequeños.

En su obra conviven el orgasmo, la fiesta, el terror y la burla a partes iguales. Y de pronto…la música. No contento con escenificar un ambiente de delirio desorbitado, se deleita  a través de instrumentos que, recordemos, en el pensamiento de su tiempo eran incitadores de los placeres humanos…música como tentación. ¿Tentación de qué? ¿De convertirnos en esos hombres árbol que miran sus posaderas para guardarlas de dudosos enemigos?

El mayor misterio de El Bosco es lo mucho que no se sabe de él, aunque su obra nos coloque  ante un retrato del ser humano y del artista y del pensamiento de los siglos XV y XVI. En estos momentos la sangrante brecha de la crisis de la Iglesia Católica exigía a teólogos y místicos buscar una forma renovada de explicar no solo el hecho religioso sino la interpretación de la espiritualidad en la vida humana y en sus variados comportamientos. Estamos en pleno humanismo, el hombre es el centro de la creación y en el arte la figura del artista empieza a tomar relevancia como creador no solo de imágenes sino de ideas profundas que se pueden transmitir en clave de imágenes, y estos hombres del Renacimiento os aseguro que las sabían descifrar.

adan-y-eva-el-bosco
Así empezó todo…(Jardín de las delicias)

Erasmo de Rotterdam, Tomás Moro, este era el círculo intelectual de El Bosco.

¿Puede el hombre elegir su destino, salvarse? La pregunta que más me impresiona sería ¿Puede el hombre controlar su pasiones? porque en las obras del Bosco hay pasiones apetecibles y no tan apetecibles…y cada uno haga la lectura que corresponda porque sobre las apetencias nada voy yo a decir. ¿Comer fruta? ¿practicar sexo enardecido? ¿Bañarse desnudo? ¿Tocar la flauta? y seguimos…

 

bosco_home_2
navegar en la fruta

 

detalle-musica-el-bosco-en-el-faro-de-hopper
Menuda partitura amigo…(El jardín de las delicias)

No olvidemos que hasta El Renacimiento se llega pasando por la Edad Media, una época en la que las pasiones descontroladas podían servir de justificación de casi todos los actos humanos, desde los bellos hasta los abusivos ( y había bastante de lo segundo)

¿Qué si me gusta El Bosco? Pues me intriga. Reconozco que dentro de sus obras hay retazos, escenas y actitudes que se han quedado grabadas en mi memoria, aunque que mi mente no pueda reproducir el cuadro entero en toda su compleja escenografía.

La última vez que visité al Bosco fue con la excelente compañía de Mercedes Bellas, profesora de arte de inigualable capacidad para transmitir no solo los conocimientos, sino la emoción e intelecto que están detrás de las grandes obras. Gracias a ella profundicé en algunas de las claves que ayudan a la lectura de las obras del Bosco.

bosco-piedra-de-la-locura-en-el-faro-de-hopper

¿Qué habrá sido de esa piedra de la locura?  Entre la intriga y lo grotesco navega El Bosco, pero ojo!…siempre afinado, siempre refinado, en su pintura no hay rasgos de casualidad ni de tosquedad.

¿Que si me gusta El Bosco? Lo que sí me gusta y aplaudo es que nuestro Museo del Prado haya ampliado la exposición en torno a su figura (hasta el 25 de septiembre) pero ¿Y luego qué? Luego yo os animaría a visitar al Bosco siempre que vayais al Prado, dedicadle un rato de vuestra visita, observad cada vez detalles nuevos y dejaos fascinar por su relato, aunque a veces desconcierte.

Creo que una de las claves más importantes para mirar al Bosco es comprender que en sus obras narran pensamientos modernos para su época pero con un lenguaje plástico  completamente medieval. ¿En qué se diferencia el lenguaje plástico medieval del renacentista?

Vamos a esquematizarlo: El lenguaje medieval es narrativo al estilo “cómic”. Se utilizan una sucesión de imágenes para narrar un contenido ( al estilo de las vidriera de las catedrales) Es decir, cuanta más información visual posible mejor.

carro-de-heno-en-el-faro-de-hopper
Cuántos más elementos mejor (El carro de Heno)

El lenguaje Renacentista es sintético, buscan narrar toda una escena en una sola imagen, incluso a veces mezclando hechos sucedidos en distintos tiempos. Esto se ve muy bien en “La puerta del paraíso” de Baptisterio de Florencia realizada por Lorenzo Ghiberti de mediados del siglo XV. (recordemos que en Italia el Renacimiento y su lenguaje plástico evoluciona antes que en el resto de Europa)

florence_gateofparadise_02
Puertas del Paraíso, ¿Se puede?

 

¿Para quién pintaba El Bosco? Pensemos en una selecta clientela, selecta por su dinero, posición social y también por su alto nivel cultural. Son obras para palacios, para ser contempladas y leídas en la intimidad (Como lo hacía Felipe II en su aposento de El Escorial) Pensemos que el formato tríptico, (que se abre y se cierra) ya invita en sí mismo a la observación pausada y al recogimiento. El Bosco fue un artista reconocido y coleccionado en vida y aunque realizó muchos encargos gozó de libertad creativa para escenificar sus historias y recrearse en las calidades de los paños y de la naturaleza ¿Sabes que los expertos en aves han reconocido multitud de especies perfectamente reflejadas en las obras del Bosco? Así es, pájaros que encierran secretos lujuriosos o mensajes que ya nunca sabremos descifrar.

Si ahora mismo busco en mi mente ¿Qué tengo de El Bosco en ella?

  • Lo grotesco, esas figuras cuyas caras desconcertantes parecen estar a la vez entre el placer y la locura.
  • La Alquimia, como proceso purificador que se encuentra en los árboles huecos como si en ellos se escondiesen pacientes los secretos del universo o como úteros de dónde todo lo bueno o lo extraño puede surgir.
  • El cuidado del detalle que pone en los paños, las frutas, los grupos de personajes que interactúan como si no hubiese un mañana. Por ejemplo, en la escena de la Adoración de los Magos de la Epifanía, El Bosco se recrea en los ricos detalles de un momento universal.
art-elbosco-adoraciondelosmagos-detalle-2
excelente y elegante Rey Baltasar
  • La Grisalla de la puertas de La misa de San Gregorio, una obra que fue encargada para sacar a parientes penitentes del purgatorio, es decir, funciona como una imagen sacra, como una ofrenda de salvación.
  • Los pájaros y las flores. El Bosco describe las especies con total exactitud en la peculiaridad de cada una de las especies, El Bosco observa y reinterpreta en el lienzo.
jardindelicia-aves
Detalle “Jardin de las delicias”
  • La crítica y la advertencia. Muy presentes en El Bosco pero ahora tomo como ejemplo la tabla del esfuerzo de San Antonio dentro de “Las tentaciones de San Antonio” El Santo levita sobre los monstruos que representan el mal y la necedad del mundo y bajo las piernas del diablo va en procesión del clero. El artista los representa como clero corrupto y de paso advierte a la humanidad de los peligros de la falta de moral divina y humana.
  • Los embudos invertidos, que muy magistralmente utiliza El Bosco como símbolo de ignorancia.

y por supuesto: La paciencia….algo que es virtud de muchos artistas pero que en El Bosco te hace preguntarte muchas cosas. Y si la paciencia no parece ser una virtud de hoy día, yo espero que hacer las cosas con deleite vuelva a estar de moda pronto…lucharé por ello a título personal.

Por cierto, hablando de mirar sin prisa,  ¿Conoces Second Canvas? Gracias a esta APP vas a poder arrimar tanto el ojo, que en fin…los secretos guardados celosamente por El Bosco, correrán peligro. Te animo a que explores el arte también a través de esta tecnología, eso sí, nunca deje de mirar la obra real.

 

 

 

 

¿Quieres disfrutar el arte en directo?

Únete a nuestras Visitas Guiadas en Madrid. Pincha para conocer las Próximas visitas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.