“No he perdido la frescura en mi relación con el arte, cuanto más profundizo, más disfruto” (Alejandro Vergara. Conservador del Museo del Prado)

En YouTube , en instagram, o en el propio museo; Escuchar a Alejandro Vergara hablar de pintura, con su agradable voz y su universo de conocimientos, es un placer; Pero charlar con él en persona, en su despacho, rodeados de buenos libros y con el rostro del Caronte de Patinir como testigo, eso sí es un privilegio.

Disfruta esta video-entrevista en la que ahondamos en la apasionante vida de Rubens, con aspectos personales del artista que tal vez no conocías. ¿Arte actual? También tocamos este asunto, que en esta sociedad sobrecargada de estímulos , suele suponer un reto para nuestra imaginación más instintiva.

Charlando con Alejandro Vergara Sharp (Washington DC, 1960) Jefe de Conservación de Pintura Flamenca y Escuelas del Norte hasta 1700 del Museo Nacional del Prado.

Ese hombre tan completo, llamado Rubens

Pieter Paul Rubens (1577- 1640) es el gran artista del siglo XVII. Culto, refinado y aunque los manuales de arte lo inscriben en la pintura barroca, Rubens es de espíritu renacentista y humanista. Estudia en una escuela de latinistas, habla varios idiomas, vive en Italia 9 años, por donde viaja con su hermano Philippe, que es filólogo. Rubens vive en una cultura que tiene predilección por lo antiguo y su círculo personal lo componen expertos en cultura latina. En Italia Rubens descubre no solo el arte clásico, sino a Miguel Ángel, cuyo trabajo era en ese momento la versión más moderna del arte antiguo.

Rubens es sin duda el pintor más culto de su tiempo. Primero al servicio del Duque de Mantua en Italia y después trabajando en Amberes para Isabel Clara Eugenia (hija de Felipe II y Gobernadora de los Países Bajos) Pero además de pintar, Rubens desempeñará labores diplomáticas; La última de ellas en favor de la paz entre España e Inglaterra. Precisamente en la corte española, conoce a Velázquez. Es Rubens quién siembra en la mente del joven pintor la aspiración de ser reconocido como un artista liberal, valorado no solo por su destreza manual, sino por su sensibilidad y su intelecto.

Puede que lo más sorprendente de la vida de Rubens sea el carácter épico de su agitada existencia, como artista y como personaje social y político. Una vida llena de éxito y reconocimiento. Sin embargo, Alejandro Vergara pone el foco en una compleja circunstancia que condiciona la vida de Rubens desde niño; Un asunto de amores prohibidos, religión y política.

Aunque Rubens fue el pintor más deseado de su tiempo, pues no había rey ni valido que no quisiese obra suya, vivió gran parte de su vida luchando contra “La mancha de ser pintor” ; Una curiosa paradoja que nos ayuda a comprender la concepción que aún se tenía de los artista en el siglo XVII

Prueba de que la fama de Rubens trasciende a sus propias creaciones es que incluso está presente en la obra de otros artistas como Velázquez (en “Las Hilanderas” en la que al fondo un tapiz representa “El rapto de Europa” que Rubens copia de un Tiziano en su segundo viaje a España en 1629 ) y por supuesto, en la gran obra del pintor de Felipe IV; “Las Meninas”

No puedo evitar pensar que sosteniendo tanta brillantez, la del trabajo de Rubens , ha de haber un firme propósito, un compromiso del artista consigo mismo. En este caso, Rubens no tiene reparo en expresarlo y Alejandro Vergara nos cuenta una bonita anécdota al respecto.

¿Es la elegancia una cualidad del alma o una etiqueta social?

Charlando sobre la distinción y la prestancia de las obras de Rubens y de las de su discípulo más aventajado, mi querido Antonio van Dyck, el gran renovador del retrato de aparato, surge la cuestión de ´La elegancia´. Pero la elegancia, lógicamente, no era lo mismo en el siglo XVII que en los días que vivimos, en los que a mi jucio, ser más amable debería ser la primera premisa. De lo que era digno y superior en tiempos de Rubens seguimos profundizando con Alejandro Vergara.

Tras licenciarse en Historia del Arte en la universidad Complutense, Alejandro Vergara Sharp (de ascendencia americana e hijo y nieto de catedráticos) se doctoró en la Universidad de Nueva York especializándose en la relación de Rubens con España. También fue profesor de Historia del Arte en las Universidades de California en San Diego y en la Universidad de Columbia en Nueva York, hasta 1999, cuando se incorpora como conservador al Museo Nacional del Prado (por suerte para nosotros)

“Durante mi Doctorado en Estados Unidos estudié con los autores cuyos libros había leído en la Complutense y eso me acercaba más a ser un profesional. En mi etapa como profesor tenía la sensación de estar ayudando a los jóvenes a estusiasmarse con el arte; Aunque trabajando en un museo llegas a más personas” (Alejandro Vergara)

Entonces le pregunto, intuyendo ya la respuesta: Alejandro, cuando alguien sabe tanto de arte y desde diversos puntos de vista, ¿Se pierde la frescura de disfrutar la contemplación de una obra?

Sobre arte contemporáneo, Alejandro Vergara explica que lo que le interesa es el arte en sí mismo, y no tanto el ambiente o el mercado del arte. Reconoce que tiene una relación fluida con la pintura abstracta desde niño, porque en su infancia y juventud empezó observando a los pintores que el aquel momento eran lo rabiosamente moderno; Los artistas abstractos de los años 50 y 60.

Admira especialmente a Willem de Kooning, a quién conoció personalmente en su estudio de Nueva York; mientras que de la pintura figurativa contemporánea tiene especial predilección por la etapa californiana de David Hockney

“Encuentro muchas contradicciones en el arte actual, a veces se crean obras bajo el titular de la rebeldía pero cuyo creador sigue buscando estatus. Lo que realmente me interesa es la pintura, y aunque en el entorno actual ha perdido pujanza, hoy sigue habiendo pintores maravillosos” (Alejandro Vergara)

Únete a nuestras Visitas Guiadas en Madrid. Pincha para conocer las Próximas visitas.

9 comentarios en «“No he perdido la frescura en mi relación con el arte, cuanto más profundizo, más disfruto” (Alejandro Vergara. Conservador del Museo del Prado)»

  1. Maravilloso Alejandro Vergara. Nunca me cansaré de seguirlo. ¡Y esa voz!.
    Los Dioses Inmortales están contigo.
    Tona .

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Scroll hacia arriba

Política de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar el análisis de la navegación de los usuarios y mejorar nuestros servicios. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, pulsando en más información

ACEPTAR
Aviso de cookies