Lo bello de la vida – (cap 1) El Amenecer – “Impresión, sol naciente” Claude Monet

Para pasar esta crisis del corona virus de la forma más amable posible, El faro de Hopper pone en marcha “Lo bello de la vida a través del arte” . Esta serie de publicaciones diaria tiene como objetivo ayudarte a pensar en situaciones y sentimientos que nos ayuden a mantener el buen ánimo. La serie empieza por el principio, y esto me lleva a pensar en ese acontecimiento fugaz que cada día nos recuerda que estamos vivos; El Amanecer. 

“Impresión, sol naciente”

Una mañana de 1872, Claude Monet despierta en su cama de la casa de su familia en Le Havre. Ya era amigo íntimo de otros pintores jóvenes como Pierre-Auguste Renoir y Frédéric Bazille, quien le ayudaría económicamente en sus inicios. Además, Monet se llevaba bien con su admirado Edouard Manet, del que dijo que le había dado la fuerza e  inspiración para  seguir su propio camino, alejándose del clasicismo imperante y atreviéndose a captar de forma singular la energía dinámica de su momento presente.

Monet saltó de la cama como alma que lleva el diablo para rescatar de la naturaleza un fogonazo de realidad. Ese momento en que la noche cede ante la fuerza renovadora del sol. ¡El instante bendito! Las primeras luces que encienden los colores con timidez, para luego ir ganando confianza. Aquí te dejo esta obra maravillosa que dio nombre al movimiento impresionista y a continuación te doy más detalles.

“Impresión, sol naciente” Claude Monet 1872. Museo Marmottan Monet. París

Imagínate a Monet, en camisón,  exultante de energía y con el cabello desordenado instalando su caballete en la ventana frente al puerto de Le Havre.

Captar el instante en una carrera contra al tiempo, ¡Ese era el desafío! ¿Cómo iba Monet a conformarse con recrear el amanecer  de memoria?  Tenía que rescatar esa atmósfera y atraparla para siempre en su lienzo.

Primero unas pinceladas largas y fluidas para la base del lienzo. A continuación la mano rápida de Monet van pasando a la tela el máximo número de detalles posibles para definir el espacio que conforma la escena, pero siempre de forma esquemática, de forma sugerida.

Un puerto casi fantasmal, unos mástiles que emergen difusos a través de la niebla, a la vez que una luz creciente entre gris y amarilla los baña. Ese contraste de luces que mueren y que nacen genera sobras violentas sobre las embarcaciones que las hacen parecer manchas de tinta en el mar. Y de pronto, en décimas de segundos, como detrás de una leve cortina de humo,  aparece el sol.

Entonces un naranja incandescente cargado de incipientes rojos sube la temperatura de la escena, caldeando los azules fríos que aun quedaban de la ya casi extinguida noche.

Con qué facilidad nos traslada Monet el significado íntimo de un amanecer; de esa exaltación, de esa promesa ferviente de nuevas oportunidades para cada uno de nosotros.

El Salón Oficial de París rechazaba sistemáticamente las obras más atrevidas de los artista jóvenes como Edouard Manet, aunque Claude Monet sí pudo exponer varias de sus obras en el Salón. Hay que recordar que cuando a  Manet con A, le felicitaron por obras pintadas por  Monet con O; Manet se puso frenético. Nombres parecidos, estilos bien distintos y al final dos grandes artistas y buenos amigos.

Quien tenía la última palabra a la hora de admitir obras en el Salón Oficial era el Marqués de Chevenier, ¿Imaginas su mirada escrutadora juzgando el presente con las reglas del pasado?

“El arte y la realidad son dos cosas bien distintas”  (Marques de Chevenier )…todo lo contrario a las premisas de los nuevos pintores.

Cuando en 1874 Monet envió la obra que nos ocupa al Salón de los Rechazados de París (en el que exponían sus obras artistas rechazados en el Salón Oficial) le puso el nombre de “Impresión, sol naciente” .  En aquel momento Renoir estaba organizado el catálogo de la exposición y fue precisamente su hermano Edmund Renoir quién añadido al título de la obra de Monet la palabra “Amanecer” para tratar de darle un aire más figurativo.

Esto significa que la marina creada espontáneamente por Monet era tan sorprendete, tan rara y original que hasta sus propios compañeros la encontraban demasiado atrevida. Con esa humedad que lo impregna todo. De hecho, la obra parece mas el tintineo óptico de esas primeras visiones que tenemos al respetar con los ojos aún borrosos que un auténtico paisaje.

“El paisaje no es otra cosa que una impresión instantánea, de ahí el título. He reproducido una impresión en Le Havre, desde mi ventana, sol en la niebla y unas pocas siluetas de botes destacándose en el fondo (…)  siempre he preferido la realidad al estilo”   (Claude Monet)

Monet había conocido la obra de Turner en Londres y así, siendo fiel a su ansia de pintar lo que vivía en lugar de rescatar tiempos pretéritos, hizo del sol su musa, para que cada rayo y cada segundo fuesen valorados como lo que son, ¡ Algo único! un regalo de la naturaleza para el hombre. Fue el crítico de arte Louis Leroy quien tratando de hacer un comentario despectivo de esta obra, puso nombre al grupo impresionista.

“Desde luego produce impresión…, el papel pintado en estado embrionario está más hecho que esta marina…”  (Louis Leroy)

Lo cierto es que ni la arrogancia de Louis Leroy ni la mirada muerta del Marqués de Chevenier han podido apagar este amanecer irrepetible; porque Monet nos está demostrando que el milagro más sencillo se repite cada día y solo por eso es y será siempre digno se ser pintado, de ser interpretado a través de la vista y del espíritu por los siglos de los siglos.

Un abrazo desde El faro de Hopper

 

Únete a nuestras Visitas Guiadas en Madrid. Pincha para conocer las Próximas visitas.

2 comentarios en «Lo bello de la vida – (cap 1) El Amenecer – “Impresión, sol naciente” Claude Monet»

  1. Cada amanecer es un regalo de vida y solo el arte puede mostrar la impresión que causa a cada persona.
    Me ha gustado mucho el artículo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Scroll hacia arriba

Política de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar el análisis de la navegación de los usuarios y mejorar nuestros servicios. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, pulsando en más información

ACEPTAR
Aviso de cookies