Mercedes Lara, o la sutileza de la luz sobre el tiempo

Descubrí a Mercedes Lara en otoño, en mis exploraciones de exposiciones en Madrid y me sedujo la serena elegancia de sus obras. Piezas en las que los juegos de luz soportan el peso una historia que continúa. Supongo que Mercedes Lara y yo  compartimos el “retrato lumínico de una obsesión” la obsesión por el tiempo.

El mismo tiempo que pasa, el mismo que se acelera, el mismo que a veces se ralentiza en esas tardes en las que parece que nada va a suceder.  Pero, realmente  el significado del paso del tiempo se encuentra en nosotros mismos, y es mucho más sencillo y minimalista que los versos de un poeta, aunque éstos sean realmente buenos.

El tiempo no necesita atributos, él es, y en su existencia estamos inmersos todos, un viaje compartido a la vez que individual. “C” es la muestra de Mercedes Lara que hasta el 4 de noviembre podemos disfrutar en la Galería Lucía Mendoza y que reflexiona sobre la luz como intermediario perfecto entre el tiempo y el espacio.

Al contemplar su fina y sutil obra, es difícil no dejar volar la mente a través de los muchos tiempos que viene en nuestro interior, porque nuestros recuerdos y nuestros deseos tiempo son también.

Mercedes Lara trabaja con cuentas de cristal, (con las que llena una sala de la galería) lo que supone casi como estar dentro de una lámpara de araña, en un salón deshabitado, como si fuésemos intrusos tras el baile, cuando el tiempo de fiesta ha terminado, cuando ya todos se han ido.

Cómo hemos visto en el primer video, la porcelana es uno de los soportes que Mercedes Lara utiliza para describir como el tiempo hace mella en el espacio. Curioso y acertado, pues la porcelana a pesar de su aparente fragilidad resiste con honor el paso de los siglos. Esto me hace pensar que las personas somos como esos ríos y bahías que describe Lara. somos de material duro, pero el paso del tiempo, como un río de oro, nos va marcando.

mercedes_lara_bahia_de_hong_kong_negro_2016_porcelana_de_limoges_tenida_en_negro_y_porcelana_esmaltada_y_dorada_al_tercer_fuego_69x162_cm
“Bahía de Hong Kong” 2016 (Porcelana de Limoges teñida en negro y porcelana esmaltada dorada al tercer fuego)

Como sugiere el artista visual Roberto Coromina acerca de la obra de Mercedes Lara;  “El arte tiene al tiempo como juez implacable” y yo me pregunto, ¿Resisten las obras de arte al paso del tiempo? quizá esa es la criba más dura y temida.

El iridiscente misterio de la obra de Mercedes Lara es un bálsamo para la vista y el pensamiento que puede transportarte a través de los espacios internos de tus emociones.

¿Y por qué “C”? La letra C se refiere a la velocidad de la luz en la fórmula de la relatividad de Einstein, y si algo hay relativo es el arte…y yo me alegro, me alegro de verdad, porque al margen de parámetros técnicos, históricos, plásticos, que son de gran importancia, existe la subjetividad del ser creativo.

Mercedes Lara consigue obras trabajadas con una meticulosidad que desafía al tiempo y sobre todo,  obras bonitas de ver. Así es, “bonitas” ¿Por qué el arte usa poco la palabra “bonito”? ¿Acaso es simplista? a mi me parece precioso, y encontrar algo bello no es en absoluto banal.

¿Quieres disfrutar el arte en directo?

Únete a nuestras Visitas Guiadas en Madrid. Pincha para conocer las Próximas visitas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.