Balthus atrae o incomoda, como algunas series de Netflix

Balthus te espera en el Museo Thyssen con franqueza y sin censura. Ya puedes reservar tu plaza para nuestras visitas guiadas en marzo y abril y explorar las claves de las obras y  la curiosa vida del artista como si fuese esa serie de Netflix de la que todos hablan.

Así, al margen de las opiniones de otros, cada uno podremos dar forma a la nuestra y, si me aceptas un consejo de periodista que observa mucho y variado:

“No hay peligro en mirar, el ARTE nos coloca ante las inquietudes de otros y nos ayuda a entender las nuestras, sean afines o no a las del artista”
Presentándome a Théresè , la de 1938

¿Quieres explorar esta expo? Reserva fecha en este link, ó escríbenos a info@elfarodehopper.com 

Balthus intriga e impacta, porque al margen del “escándalo”  hay una curiosa y genuina belleza en cada uno de sus obras.

Théresè mira fuera del cuadro, con mirada adulta

Las pinturas de Balthus reflejan su sociedad  (de los años 30´a los 70´) pero él pinta al margen de las Vanguardias de su tiempo. Balthus viaja a Italia y adopta la estética  de los grandes maestros del Renacimiento, como Piero de la Francesca y Masaccio.

Malthus no tiene prisa, como parece que imponía su sociedad, ( y como parece que nos impone la nuestra) y prefiere crear cada obra con calma y dedicación. Invertía mucho tiempo en cada obra y trabajaba en varias la vez.

Balthus entiende el arte como un ejercicio de paciencia

Los objetos y la decoración también obsesionan a Balthus

Aburrirse… es expandir nuestro mundo interior 

Sus adolescentes lectoras o sumidas en ensoñaciones, pasan del plácido aburrimiento a la apertura de su mundo interior, y en ese mundo están los sueños de los cuentos infantiles, las ganas de ser adultos y la sensualidad propia del fin de la infancia y del paso a la primera juventud.

Ante las obras puede darme cuenta de que la capacidad de imaginar de sus personajes, la capacidad de salirse de los salones en los que Balthus les retrata, es justo la joya de la corona de su pintura.  Aquí es cuando el artista nos propones dos retos:

Contemplar el tiempo – porque nuestro tiempo es nuestro

Imaginar– porque la imaginación nos hace libres y las visitas guiadas del El faro de Hopper quieren ayudarte a estimular la tuya.

Dulce y placentero aburrimiento

En sus pinturas, ya sean retratos autobiográficos, exquisitos bodegones, escenas de calle o jugadores de cartas; subyace un misterio que nos hace viajar desde la compleja vida del artista hasta las más comprensibles tensiones humanas.

Leer es soñar
Este es el único Balthus de España y es de la Colección Thyssen
¡Me llevo el mantel!

Como artista, Balthus es único en su especie:. Su vida personal traza un argumento en la que hay  poesía, la de su padrastro Rainer María Rilke, su mentor y descubridor. Hay amor, a la europea y a la japonesa, vida de “alto copete”  y falsas apariencias; como en esa serie de Netflix que gusta o disgusta pero que tiene algo que contar.

¿Tiene Balthus intención de provocar? Sí, lo hace a propósito, para llamar la atención,  y así crea ambigüedades entre lo correcto- y lo secreto, entre lo social y lo íntimo.

Balthus representa la osadía de ser diferente y sacarle partido

Autorretrato de Balthus como “El Rey de los gatos”
Setsuko, segunda esposa y viuda de Balthus

No hay motivo para negar la carga erótica y sexual de algunas de sus pinturas y sobre sus “Lolitas” adolescentes Balthus decía:

Son ángeles dignos de admirar y de ser recordados”

Si Balthasar Klossowski de Rola (Balthus para los amigos) cruza o no la línea de lo social o moralmente correcto es también decisión tuya. En palabras de Guillermo Solana (Director Artístico del Museo Thyssen- Bornemisza)

“Cada espectador fija los límites para sí mismo, cada uno decide qué desea y qué no desea ver”  

La polémica de 2017:  cerca de 12.000 personas firmaron una petición para que esta obra fuese retirada del Metropolitan de Nueva York, a lo que el museo se negó. Lejos de ofender a nadie, el Museo Thyssen, el Met y el resto de los museos ponen ante nuestros ojos aquellas obras que mejor expresan el lenguaje, inquietudes y estéticas de cada tiempo y eso es un tesoro para nuestra libertad.

Cómo Alicia ante su espejo

Balthus tuvo una vida muy agitada, entre pintores y entre otros artistas. Recibió las visitas de David Bowie, de Federico Fellini, y de líderes espirituales como el Dalai Lama y el Papa. La sociedad de su tiempo no dudó de su relevancia y originalidad.

Balthus con David Bowie en 1994

Esta es nuestra oportunidad y si en esa mirada te puede ayudar esta faro, sin duda, la visita será más completa, porque exploremos la obra, pero también al artista y las conexiones que puede tener con nuestra actualidad.  Te esperamos en nuestras visitas guiadas a exposiciones temporales, si te apetece Balthus, ¡excelente! sino, aquí tienes más

Desde la izquierda, Derain, Balthus, Alberto y Annette Giacometti en los años cincuenta
Balthus y yo en el Museo Thyssen
Balthus con Setsuko y su hija en 1995

 

 

¿Quieres disfrutar el arte en directo?

Únete a nuestras Visitas Guiadas en Madrid. Pincha para conocer las Próximas visitas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.