“Lo bello de la vida” (cap 19) Usa tu ingenio – como en el antiguo Egipto

Para provocar un cambio, primero hay que atreverse a cambiar uno mismo, decidirse a liberar nuestro ingenio.

Estos días de confinamiento por el covid -19 empiezan a pesar. Siento una losa de granito queriendo hundir mis hombros y la incómoda herida de la incertidumbre en mi estómago, pero cada día queda menos, esa es mi certeza y sin embargo me resisto a desperdiciar estos días…sigamos

El bálsamo a mis inquietudes proviene del ingenio de los demás. De aquellos que comparten lo que mejor saben hacer; Tablas de deporte, recetas, canciones, sesiones de Dj, contenidos de humor y por supuesto de arte. (también sigo a otros profesionales y disfruto con sus puntos e vista)

Anoche me fijé en esta sencilla escena. La tranquilidad que destila me hizo pensar en cuanto ha innovado el ser humano. Desde las pirámides hasta internet, pasando por el avión, los rayos X y los rayos Láser, sin olvidar el vino, la Coca-Cola, y la lavadora; Porque ninguno de estos avances se pueden tomar a coña ( y menos el último)

Un cambio sutil supone un antes y un después. Si estos días, tu ingenio te dice que hagas ¡Haz! si tu ingenio te dice que pruebes ¡Prueba!  Porque nunca se sabe a qué buen puerto puede llevarte el seguir nuevas rutas. Aquí tienes un faro amigo, que también te da las gracias por estar ahí, haciendo que mi trabajo valga la pena.

Hoy en “Lo bello de la vida a través del arte”  Atentos a estos leves pero definitivos toques de ingenio. Sin más te dejo con la obra y enseguida te doy más claves. 

(y no olvides que estamos comentando obras y artistas en nuestras charlas en directo en Instagram, sigue a@FaroHopper y disfruta)

“Tres muchachas con instrumentos musicales” (Tumba de Nakht, Tebas) Pintura Egipcia 

Tres muchachas con instrumentos musicales, Tumba de Nakht, Tebas oeste. XVIII Dinastía

 

Las dos muchachas músicas de los extremos aparecen tocando una flauta y un arpa. La que aparece entre ellas, desnuda pero con cinturón, toca un laúd de cuello largo, un instrumento que por su ligereza solían emplear las bailarinas. De hecho, sus fuertes muslos nos indican también su profesión.

Esta pintura mural presenta una escena que parece responder a los cánones egipcios, pero vamos a por las sutiles innovaciones.

Dos muchachas se miran– El pintor demuestra su ingenio y libertad al romper la regla tradicional de que todas las figuras miren en una misma dirección. Al girar la cabeza hacia su compañera, las trenzas de la joven del medio insinuan movimiento. Ese gesto natural y espontáneo hace explotar el corsé de siglos de absoluto hieratismo.

Por su manos las conocerás–  ¿Qué me dices de los brazos y las manos?  Las expresivas manos de la figura que toca el arpa dibuja arabescos sobre las cuerdas del instrumento.

Piel con piel– ¿Te has fijado que los cuerpos de las tres bailarinas se superponen? No hay aire entre ellas, se ha eliminado el espacio geométrico que las separaba. Con esta licencia, el pintor huye  por un momento al la rígida dignidad propia de los momentos funerarios. No olvidemos que estas muchachas están tocando la melodía que acompañará al finado en su nuevo vida.

¿Por quién doblan las campanas?

Cuentas los escrito que Nakht fue un modesto funcionario, sacerdote de las horas del dios Amón y astrónomo del templo. Su “casa para la eternidad” se encuentra en la falda de la montaña. La tumba excavada en roca se sitúa al final de reinado de Amenofis II y al inicio  del de Tutmosis IV, momento en el que floreció especialmente la pintura egipcia.

Te muestro al completo el contexto de nuestras tres muchachas músicas.

La escena representa un banquete. Un personaje ciego toca el arpa; el hijo de Nakht presenta ofrendas a su padres difuntos, tras él, vemos a las tres mujeres tocando instrumentos musicales.

El pintor describe la escena con sutiles curvas y diagonales, y así la escena parece unitaria, dando una sensación de verdad .

Finísima sutileza…¡Un gran cambio! el ambiente festivo va tomando cuerpo.

La riqueza de los colores también contribuye a la modernidad de esta escena dentro de su contextos histórico.  El cambio de mezclas de color consigue tonos claros y frescos sobre un suave fondo azul.

Predominan los verdes, los blancos, los tostados y vainilla, mientras una linea rojiza contornea las figuras, que es quizá lo que les sigue anclando a su posición estática, aunque lo ves en la bailarina desnuda; mira sus piernas, quieren empezar ya su danza; Está inquieta en el cortejo, desea sorprender a la comitiva, desea mostrar su ingenio.

En 1889, el egiptólogo inglés Norman de Garis Davies y su esposa Nina, copiaron al temple las imágenes de la tumba de Nakht tras su descubrimiento, copias que hoy se exponen en el Metropolitan Museum de Nueva York, mientras que el original se encuentra protegido por cristal en la propia pared de la tumba.

El artista, o artista, porque esta podría haber sido una obra grupal, protegió la pintura con un barniz que en la actualidad no está contribuyendo a la conservación de la obra, ya que va desintegrando los pigmentos…la intención es lo que cuenta.

Volví a contemplar la imagen antes de apagar la luz, y aunque es la decoración de una tumba, esto me hizo dormirme pensando en cuántos días nos pone por delante al vida para dar cancha a nuestros talentos ¿Los dejamos aflorar? A veces por inseguridad, otras por decoro, otras por pereza…¿Podría quedarse nuestro ingenio enterrado en vida?

No lo permitamos, seamos como ese pintor, como esa bailarina, aportemos algo más, en definitiva, cada día cuenta, incluso el más insulso de los días…¡Vivamos!

 

¿Quieres disfrutar el arte en directo?

Únete a nuestras Visitas Guiadas en Madrid. Pincha para conocer las Próximas visitas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Política de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar el análisis de la navegación de los usuarios y mejorar nuestros servicios. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, pulsando en más información

ACEPTAR
Aviso de cookies