Y el color de 2015 es …

“Estoy seguro que tanto en el corazón del vacío como en el corazón de los hombres hay un fuego ardiendo” Yves Klein. (1961). (Museo Reina Sofía. Madrid)

Klein rodillo en mano

 

la foto(16)
Klein tras su Muro de Fuego 1961

 

 

 

 

 

 

Y para el hombre de traje gris que buscaba la energía poética ese fuego era AZUL. Volveremos al artista llamado “el monocromo” porque vamos a hablar de COLOR, del color de la comunicación, de las tendencias, del arte y presentaré un tesoro editorial donde precisamente el color sirve como medio de transporte a otros sentidos. (Libros de Valentino) Pero ahora, concentración ¿Cuál será el color de 2015?

Mente en blanco. No puedo contestar esta pregunta, puedo hacer mis apuestas utilizando mi olfato cromático pero será PANTONE la que nos responda. Nos develará el color de 2015 tras  un proceso de investigación  y de relación de información que la empresa desarrolla en torno al diseño, el cine, los eventos culturales, el deporte y la actividad mundial en internet entre otros campos. Esta labor de observación e interpretación sirve a PANTONE para encontrar el tono que define a través de UN COLOR la actitud y el sentir emocional del año que empieza.

la foto 1

Orquídea Radiante  (18-3224 ) es según PANTONE, el Color del Año 2014.  Nos los  han contado Vogue, el resto de cabeceras lifestyle  y el propio PANTONE a través de su magnífica web corporativa y sus redes sociales. Pero, realmente, ¿Esto de qué va? Los colores ya están inventados, ¿Qué aporta PANTONE? Pues dos cosas geniales: ORDEN y SENTIDO

1. ORDEN. Aporta  unidad. Pone nombre al color y le asigna un código numérico. Esto hace posible identificar y sistematizar de forma exacta colores planos. Los colores se vuelven matemáticas, lo que facilita el trabajo de diseñadores de todo tipo (gráficos, textiles, industriales). Es la GESTIÓN DEL COLOR ( PANTONE gestiona un activo que NO ha creado)

la foto 2

2. SENTIDO. Viste A CADA COLOR  de SIGNIFICADO, le aporta contenido por sí mismo, sin necesidad de estar asociado a un objeto concreto. Pone nombre y actitud al color. Es la COMUNICACIÓN DEL COLOR (un activo  genuino que SÍ ha inventado PANTONE)

Es justo el punto 2 el que  confiere a PANTONE  la autoridad para convertir un color en tema de conversación durante  365 días y crear en torno a él INICITIVAS ALTAMENTE CONTAGIOSAS  ¿Es una labor de poetas? en absoluto, es una labor de estrategas ¡ y de los buenos!

Imaginemos tres segundos del mundo sin PANTONE:

– Quiero el fondo rojo

–  ¿En qué rojo?

-En rojo tirando a naranja, con algo de amarillo

-¿¿¿¿Cómo????….Y empieza el entuerto…

Con lo  práctico que es decir, “Lo quiero en color Mandarina Tango” (17-1463) (Color del Año 2012)  o en Rojo Verdadero” (19-1664) (Color del Año 2002) o en Mimosa (14-0848) (Color del año 2009).

 

Pero como  los colores ya están inventados, encuentro que la verdadera ALQUIMIA de PANTONE está en sus PALABRAS, en cómo definen los colores y la labor de comunicación que ponen en marcha en torno a ellos. Esto va más allá de una campaña tradicional o del envío de comunicados de prensa, lo que la empresa consigue con sus investigaciones, su entusiasmo y su sabia capacidad de relacionar contenidos es una auténtica DECLARACIÓN DE INTENCIONES.

Mientras definía el Verde Esmeralda (color del año 2013) como un tono que aporta armonía y se refiere a la prosperidad. En 2014, PANTONE presentó el Orquídea radiante como un tono que “despierta los ojos y fomenta la expansión de la creatividad”. Si esto no es inyectar pasión a la comunicación de una marca ¡A mí que me registren! Saben bien lo que hacen mis amigos de PANTONE.

Este Faro quiere saber más sobre EL PODER DE SUGESTIÓN DEL COLOR.  Clara Castillo (Project Manager del equipo del anticuario y decorador Lorenzo Castillo) y Mónica Vélez (Product Manager de accesorios en Blanco) comparten con el Faro de Hopper lo que el color significa en su ámbito profesional.

la foto luz

 

“La elección de los colores es la espina dorsal de los proyectos, a partir de esa decisión se estructura todo lo demás. El color es  lo que crea un determinado ambiente”. Clara Castillo

El Street style de las grandes ciudades, movido por la webs de moda, influye en las pasarelas y en los colores y formas de las colecciones”. Mónica Vélez

 

“Hay colores que siempre triunfan en decoración como los azules pacíficos o los elegantes beige.  Las tendencias en decoración son más reposadas que en la moda, no cambian tan bruscamente”. Clara Castillo

la foto mmmmm

 

“No todos los colores son fáciles para la venta de moda masiva o mainstream. Desde que un diseñador apuesta por un color en pasarela hasta que cala en la calle puede pasar más de una temporada. La moda está llena de visionarios e individualistas y esto también se traslada a la elección de los colores” Mónica Vélez

 

 

La apuesta de Clara Castillo para el color de 2015: El Magenta

La apuesta de Mónica Vélez para el color de 2015: Un tono tribal o selvático

En cuanto a cifras, PANTONE sistematiza un total de diez mil colores que en  ámbitos de uso  decorativo y de diseño se quedan en torno a dos mil. El equipo innova también en los formatos, sus  cartas de colores  son cada vez más prácticas  y  sobre todo estimulantes. ¿Habéis probado a extenderla sobre el suelo y verlas con calma? Jugar a imaginar qué habitación, qué prenda, o qué objeto teñiríais con ellas es una gimnasia mental que sube el volumen de los buenos pensamientos.

la foto(18)

El color nos atrae y nosotros pensamos y sentimos a través del color. PANTONE lo sabe y su forma de difundir su negocio es para mí una mezcla exquisita de intuición y conocimiento en torno al branding y la comunicación corporativa de engagement (cuando la marca es capaz de crear lazos de identificación y amistad con el consumidor)

Tanto en Facebook como en Instagram PANTONE pinta bien. Sus iniciativas se ensanchan y abarcan cada vez más ámbitos creativos. Os animo a disfrutar con ellos. Veréis que aunque el color del año está muy presente, esto no les impide comunicar variadas  acciones o establecer nuevos rankings como el Color del Mes. A su vez, la compañía promociona a otras marcas que hacen homenaje a su labor como Feastandwest o Chanel.

Vámonos al “canvas” (lienzos), lugar donde se terció el desafío entre el color y la línea.  Siglo XVI, La escuela veneciana, con una segunda generación cobrando vida en las figuras de Giorgione, Tiziano, Veronés y Tintoretto, abandonó el estilo algo regio de antecesores como Bellini o Mantegna para cargar de más luz y  brillo sus colores. Buscaban  emocionar, dejando que los sentimientos emanasen no tanto del relato pictórico sino de la intensidad del color. A esta noble causa sirvieron sus verdes, sus naranjas, sus azules, efectivamente, muchos de ellos eran colores fríos a los que estos artistas supieron inyectar la rotundidad de los cálidos.

Tiziano
Los verdes y azules sin igual de Tiziano
Veronés
Colores brillantes enfrentados de Veronés

 

 

 

 

 

 

 

Un siglo después,  Rubens, que nunca aspiró a ser discreto, se entregó al rojo de las telas y al  rosado de la carne  juvenil para vestir e insinuar a su querida Helen Fourment.  ¿Y qué hay de los tonos mármol y nácar de Lawrence Alma-Tadema? Sus visiones decimonónicas del mundo antiguo trasladan a través del color la textura e incluso la temperatura de los materiales. Siguiendo en el XIX  ¿Y si PANTONE lanzase un Blanco Nieve Sisley?

sisley
Paisaje nevado de Sisley

 

 

Colores de cielo y frío mármol de Alma-Tadema

 

 

 

 

 

También podría decantarse por un suave turquesa, del que usaba Corinna Modigliani en 1913 o proponer el “Amarillo Velocidad” del futurismo de Benedetta Cappa 1924.

la foto turquesa

la foto(8)
Benedetta Cappa: Velocità di motoscafo

 

 

 

 

 

 

 

 

Si tratábamos al lienzo como un conveniente aliado del color, no podemos hacer un feo ni al papel ni a la tela. Tanto el mundo editorial como el textil se vieron transformados con la aplicación del color de manera industrial.

La industria textil dejó atrás el medievo comercial cuando fue capaz de teñir diferentes tejidos en multitud de colores. Buena parte de responsabilidad en este avance la tuvo la empresa de los hermanos Benetton, ¡sí! la marca de nuestra adolescencia. (anda que no habré esperado su cambios de temporada en el escaparate, era sencillamente emocionante). Benetton fue pionera en incluir gamas de colores tiñendo lana, pana y otros tejidos de día a día en rosas, naranjas y violetas que no se habían usado antes. El color fue su ventaja competitiva en el mercado, su activo y su mayor atractivo durante décadas. Además, el aparato de marketing y comunicación de la compañía pronto se distinguió por su apología del encuentro contemporáneo de razas y de la convivencia de creencias narradas con irreverencia pactada, fruto de su alianza estrella con Oliviero Toscani…menudo flash. La historia mudó de rosa a gris cuando los  avances en tintes y la capacidad de copiar de otras marcas  acabaron por robarle la hegemonía  en cuanto a sorprender con prendas que daban ganas de ponerte ¡YA!. Historia con puntos similares a la firma española Don Algodón, que hizo de prendas sencillas un alegato de frescura y revolución juvenil.

En la promesa del inicio de explorar un tesoro editorial dejo aquí un ejemplo de gran valor sentimental. Se trata de una alianza entre papel, color y moda que toma forma en estos libros de Valentino que ilustran sus colecciones de los años 90 y 2000. Piezas ya de coleccionista en los es un placer contemplar los dibujos que describen las prendas propuestas por la emblemática marca junto a muestras de telas presentadas de forma limpia y exquisita donde el color actúa como reclamo y sirve de inspiración a diseñadores y talleres.

Estos libros son algunos de los maravillosos materiales de los 20 años que mi madre trabajó en moda. Cuando iba a su despacho se me paraba el tiempo repasando sus estilizadas ilustraciones y tocaba las telas, emprendiendo el viaje de distinguir con los ojos y las yemas de los dedos el mensaje de un satén, de una lana, de un otomán o un chifón, de un terciopelo o de una seda salvaje.

 

la foto(2)

 

la foto(1)

la foto(3)

la foto(4)

Y llegamos a  Klein y en al  azul ultramar  del que tiñó su extensa obra y su corta vida. ¿Qué esperarías de un joven inquieto y con gusto por bailar be-bop cuyo padre era un paisajista figurativo y su madre una pintora abstracta? Pues una obra nueva, de alto impacto, exactamente lo que sucedió. Para Yves cada cuadro debía irradiar tal intensidad, que fuese capaz de sensibilizar al espectador sin mostrarle objetos reconocibles, vamos, que se cargaba la línea, el marco y cualquier otro elemento que distrajese del color puro,  ya que no quería ser entendido como un decorador. Su aspiración era establecer una relación íntima e irrepetible de la obra con cada nuevo espectador

“Y entonces dirán de mí: Ha vivido, y por tanto, sigue vivo” Yves Klein 1962.

la foto(3)En el otoño de 1956, decidió centrarse en un solo color y así, innovando en pigmentos y bases, consiguió el color que ansiaba, que bautizó y patentó como Azul Klein (IKB), precisamente para preservar para siempre su originalidad. Este azul, aplicado con rodillo ondulaba en el cuadro, cobraba energía y trataba de aunar, según explica el historiador del arte Thomas McEville, la encarnación de los principios que se enfrentaron  en su época; el materialismo y la espiritualidad.

Klein pintó con esponjas para explorar la textura de su azul, impregnó con él los cuerpos desnudos de mujeres reales que en transgresoras performances se sellaban contra el lienzo y generaban una obra irrepetible,  ¿Acaso no era eso más impactante y sincero que pintar el cuerpo de una mujer cuya piel no ha tocado el cuadro? En torno al impacto que la visión del cuerpo humano ejerce sobre otro ser humano, realizó vaciados en yeso en su azul sobre fondo dorado. Son retratos en relieve que recuperan la tradición bizantina de los colores que evocan  la vida en la tierra y en el espacio en el que tanto pensaba el artista.

la foto
Yves bailando
la foto(5)
Klein pinta a una modelo
klein mujer
El azul va del cuerpo al lienzo

 Me gusta pensar en él como “el hombre rayo”  porque llegó, pintó y se fue (no sin antes lanzarse al vacío con traje y corbata en 1960) momento que inmortalizó el fotógrafo Harry Shunk.

Para hablar de la actitud vital de Klein, diría que entró en los talleres de pinceles despeluchados por el peso de las tradiciones y encendió un generador que captó los colores más potentes del universo para crear el suyo. Buen equipo habrían formado todos estos artista y PANTONE, y yo teñiría mi pelo de Salmón Fumé por poder contarlo.

El Color de Año 2015 será…¿Cuál será? pues, ahora mismo, contemplando el mar y rememorando sin tocarlo el primer baño de esta primavera vuelvo a pensar en ese fuego que Klein aseguró vivo en el corazón de cada hombre y lo suscribo. Me sumo a su intensidad y hago mi apuesta:

El color de 2015 será el AZUL, el “Azul Faro”.

A partir de ahora también podrás subirte al faro de Hopper y leer sus artículos en la nueva revista digital GCTendencias, un proyecto desde GALICIA para el MUNDO que trata temas de actualidad y cultura (10 años de bagaje con imagen renovada  y nuevos colaboradores).

(El faro de Hopper agradece a Clara Castillo y Mónica Vélez su colaboración en este artículo)

 

 

 

 

 

 

 

 

 

¿Quieres disfrutar el arte en directo?

Únete a nuestras Visitas Guiadas en Madrid. Pincha para conocer las Próximas visitas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.